domingo, 15 de mayo de 2011

Diarios Fantásticos de BOK 2 - 4 -11

Me levanto a las10, me acosté a las 4'30 y no me hubiera levantado aún de no ser por que he quedado con mis hijas y sus parejas, para compartir un día de campo, seguro que será un día intenso y gozoso, sin lugar para las extravagantes fantasías de Bok; vienen Valle y Silvana a recogernos a Geni y a mí,besos, vamos a por Joaquín y Mónica, suena El Camarón un buen rato ke consigue enamorarme aún más del día, los encontramos, más besos, y vamos al Casar, a por Conchi, madre de Joaquín,muchos más besos ¡que bueno!, viene también un "terranova", grande y juguetón; nos encaminaremos a algún paráje campestre ke elegiremos al azar, en función de su acesibilidad y nuestro gusto, vamos en dos vehículos, deciden tomar la carretera de Torrelaguna hasta algún sitio cercano al Atazar; en determinado momento, pasado el embalse, como a la entrada de un pueblo serrano de cuyo nombre no logro acordarme (como me repiten los clásicos), Valle toma una carretera como camino de cabras, de esas con la grava suelta y el asfalto desaparecido, de haber estado allí alguna vez; se respirac un aroma de pequeña aventura cuya conclusión se desconoce, pero se advierte atractiva por incierta; el panorama está repleto de jara y romero en flor dada la época, está gris lluvia, más de lo esperado, gris ke no nubla la alegría radiante ke nos embarga; en breve, 5 ó 6 klms de baches en parte esquivados, comienza a cambiar la vegetación, ahora las laderas que bajan hacia el valle se saltean con zonas arboladas de abetos de buen tamaño, poco mas y descubrimos un claro, abajo, junto al agua de un riachuelo caudaloso, abajo; a la izquierda del camino, en el arcén aparcamos;entre todos portamos las viandas y alguna comodidad cotidiana: sillas, mesa, mantas...descendiendo unos metros, hasta un claro alfombrado de césped autóctono, bajo un todavía semidesnudo árbol de hoja caduca, con la corteza entreverada de líquenes blanquecinos y grísaceos nos aposentamos mientras Winni, el terranova corre con tento de un lado a otro olfateando el viento; no tardamos en empezar a dar cuenta de los manjares "ad hoc",... hablamos, reimos, nos comunicamos, vivimos conpartimos: comida, agua, aire, tierra, alegria, vitalidad... no hay disputas, ni retóricas, ni estrés, ni angustias, ni envidias, ni negocios, algunos dormitamos, otros pasean o juegan...es fantástico me digo, es Armonia, un gran bien, ke nos suele hurtar la ciudad, con sus electrodomésticos, sus "bancos amigos", sus humos, sus autoridades(?).....Entonces, de forma súbita los descubro y me maravillo en su contemplación, son los Guardianes del lugar, los fieles y firmes centinelas: los abetos, en formación solidaria y paciente desde la ribera hasta las cimas de los montes, imperterritos ante las murmuraciones, ke cual monotona salmodia cuchichea el agua, mientras las acaricia, a las grandes piedras de pizarra y pedernal; pienso ke sólo el rayo o el hombre podrian vencerlos, no sin antes haber dado su vida; evoco lo ke me contaba Hamed, un amigo saharaui, mientras defendiamos mano a mano un abeto existente frente a nuestras casas, de los despropositos de la concejalía de Medio Ambiente del Aytº de Madrid y el hormigón con ké querian sustituirlo, me decia Hamed: "en mi país (reivindico, junto a el tambien, un país para el Pueblo Saharaui) un árbol, cualquier árbol es un SER sagrado, un SER, respetado y venerado, como protector de cuantas criaturas del desierto: aves, reptiles, felinos, humanos y hasta espiritus, buenos o malos; nadie osaría dañar un arbol sin ser maldecido mil veces por el resto de los seres". Estando en estas, considero ké acaso nos faltó un té moruno, con hierbabuena, un narguile y algún cuento de Sherezade.En fin la tarde avanza pálacida y nos empuja a regresar a la ciudad, esa ciudad estresante, hostil, ruidosa y sucia, ké ha venido a ser el Madrid de los "Gallardones". Volvemos por EL Casar para dejar a Pon, saludamos a Virginia, Victor;Mónica y Joakin se quedan, nopueden negarse a los requerimientos cariñosos y tristes de Aitana, preciosa e inteligente Aítana.Nos despedimos, otra vez, con besos y abrazos sentidos.Vallecas, mejor dicho: Carlos y Silvana nos devuelven a casa, más dulces besos; una vez allí Geni y yo comentamos la jugada, para retener un poco más el buen sabor de boca, que el maravilloso día nos ha dejado... ahora remataremos con un relajado sueño...con suerte seguiremos soñando, entre bostezos me despido, ke descanses y ke l.d.p.t.n.

No hay comentarios:

Publicar un comentario